Sobre el consentimiento

El consentimiento es la acción de consentir, es decir, aprobar o permitir que se realice una cosa o aceptar las voluntades de los que participan en algo. Aunque el consentimiento también es un término jurídico en el que a veces no es necesaria la firma de una de las partes, cuando nos referimos a personas un consentimiento tácito, es decir, un consentimiento “sin firma”, es una agresión o violación. El consentimiento debe ser, por tanto, explícito.

¿Cómo podemos saber si hay consentimiento o no? Fácil: pregunta, escucha y respeta la respuesta. Siempre debemos respetar la libertad de cada persona para elegir qué es lo que quiere y no quiere hacer, cuándo y cómo. A su vez, todas cambiamos de parecer, cambiamos nuestras opiniones, rectificamos, etc. Por mucho que nos duela, nos enfade o nos importune, estos cambios también han de respetarse.

f.png

Si la comunicación viene limitada por la imposibilidad de mantener una conversación o por el contexto sociocultural y temporal en el que nos encontramos, habrá que tener en cuenta otros factores como son el lenguaje corporal, la presión a la que nos vemos sometidas, el estado anímico o el consumo de drogas, entre otros.

Algunos ejemplos de lo que NO es consentimiento:

  • 5 noes y un sí no son consentimiento: de hecho, en la mayoría de estos casos estamos hablando de acoso y/o chantaje. Este caso es muy habitual en relaciones ya establecidas y, sencillamente, se le está diciendo a la persona que sus propios deseos sobre lo que se le hace a su cuerpo no importan, que está bien presionar de esta manera a otras  personas y que está bien ignorar lo que ellas quieren. Pero no lo está.
  • Alguien que está borracho o drogado no puede consentir: Cuando estamos bajo el efecto de ciertas sustancias, nuestra capacidad reflexiva, de toma de decisiones, etc. no es la misma que cuando estamos sobrios. Por tanto, cuando una persona está en esta situación no puede consentir y nunca debe ser forzada. En sentido contrario, el alcohol o las drogas no deben ser considerados eximentes sino agravantes en casos de violación y otros tipos de violencia.
  • Salir con una persona o estar casada con ella no implica consentimiento automático: nadie te debe sexo nunca, y tener una relación con alguien no cancela su derecho a decir “no”.

ff.png

  • La ausencia de “no” no es consentimiento: a menos que haya consentimiento claro (has preguntado y la otra persona responde entusiasmada a tus caricias, o te han dicho directamente “sí, me  gustaría acostarme contigo”), tienes que tomártelo como un “no”. Si está  callada, completamente quieta, si no te está  besando, si no está respondiendo, si dicen “no estoy segura…”,  “no sé…”, “espera…” o alguna otra respuesta que implique duda, es “no”. Sólo un sí es un sí.
  • Alguien que está dormido o inconsciente no puede consentir.
  • La ropa que lleva puesta no tiene nada que ver con el consentimiento.
  • Recibir consentimiento de alguien en una ocasión no implica que tengas su consentimiento para siempre: el consentimiento es activo, debe ser reafirmado constantemente. El hecho de que alguien haya consentido a una práctica sexual no implica consentimiento para todas las prácticas sexuales.
  • No es consentimiento si les da miedo decir “no”: esto  se aplica a las situaciones obvias como las violaciones a punta de  cuchillo o de pistola, pero hay otras formas de intimidar. Retorcerles el brazo, acorralarles en una  esquina, decirles que no les llevarás en coche a casa a no ser que hagan  lo que tú quieres. El consentimiento se da de manera voluntaria, no se arranca de alguien a base de asustarle.

Imágenes: http://everydayfeminism.com/2015/06/how-society-treats-consent/

La verdadera cara del Hogar Social Ramiro Ledesma

Hoy nos hemos levantado con dos nuevas.

La primera se trata de un vídeo muy esclarecedor:

Las caras de la intolerancia. Las caras de la violencia. Del racismo más ruin y la discriminación más tóxica.
Caras conocidas que aparecen en las vídeos y en las fotos del Hogar Social. Caras que ocultan una y otra vez su verdadero fondo y nos engañan diciendo que los inmigrantes se llevan todas las ayudas. Falacia tras falacia para extender su ideología nacionalsocialista. Falacia tras falacia que pretenden ir abriéndose un camino que ya han visto que con la violencia no consiguen – aunque la sigan practicando. Falacia tras falacia que mientras exista una antifascista se desmontarán.

Otro ejemplo de lo que llevan dentro nos lo hemos encontrado en una de las calles aledañas al Hogar Social Ramiro Ledesma:

IMG-20150407-WA0000

Desconocemos la autoría de la pegada pero no hay que ser muy inteligente para darse cuenta de que el Hogar Social Madrid es un lugar de encuentro de racistas y violentxs; un lugar que les sirve de base y de refugio.
Y aquí tenemos como dirigen la culpa al enemigo equivocado. Cómo culpan a personas tanto o más necesitadas como los nativos cuando los verdaderos culpables se encuentran sentados en sus butacas de oficina de bancos, grandes empresas y administraciones públicas.

A éstas últimas les tenemos que señalar como culpables de este nicho de nazismo y fascismo en el barrio. La permisividad de las administraciones públicas, PROPIETARIAS DEL INMUEBLE – concretamente la Tesorería General de Seguridad Social como se ve en la nota simple más abajo- hacen posible la existencia del Hogar Social Ramiro Ledesma.
Es aún más vergonzoso cuando desde el gobierno intentan tachar de terroristas a personas pacíficas cuyo único delito fue pensar diferente y arrasar con centros sociales por generar tejido social y alternativas –  como ha pasado en la Operación Pandereta. Mientras tanto, lxs verdaderxs violentxs y las personas que realmente quieren destruir, no han sido tocadas.
¿A lo mejor faltan por poner a Cristina Cifuentes y algún mando policial como caras detrás del Hogar Social Madrid?

Nota simple

Hoy, de la misma manera que ayer, y que diremos mañana, mostramos nuestra repulsa hacia el Hogar Social Madrid, hacia la xenofobia, el sexismo y la homofobia. Hoy más que nunca – señalando los vínculos que existen entre el HS y partidos y asociaciones nazis y fascistas – exigimos que no se demore ni un segundo más su desalojo.

Hoy, como siempre, seguiremos luchando.
Fuera nazis de nuestros barrios!!!

#ViolenciaNazi
#BarriosSinNazis