¿Productos de discoteca?

Y de entre todos los establecimientos de la ciudad, quiso el destino caprichoso que fueran las discotecas las únicas en las que las chicas entramos gratis. Al principio no le di muchas vueltas; dije: “Bueno, eso que ganamos, hija, que ya bastante con lo que tenemos…”.

Pero es que ahora, es precisamente ese pensamiento el que me está rayando. Joder, ¿no hemos sufrido el machismo durante siglos? ¿no descubrimos cada día machismos en los lugares más insospechados? Aquí hay algo que no encaja.

A ver, lo primero que me chirría es que las empresas siempre hacen las cosas por algo, para ganar algo, esa es la lógica. ¿Altruismo? Imposible. Y, ¿qué querrán? ¿Que cojamos simpatía por esa discoteca para que vayamos muchas veces? Puede ser, pero, ¿para qué?, si siempre es gratis, no ganan nada con nosotras, ¿no?

Qué estrategia de marketing más rara. Igual es que no soy yo la receptora de esa estrategia… Un momento, ¿quién está poniendo la pasta? Los tíos. Ah… Ok, que va a ser a ellos a quienes haya que convencer. Y, mierda, ya sé cómo: con nosotras dentro. Nosotras entramos gratis y estamos contentas, ellos pagan por un sitio lleno de tías y están contentos.

Joder, pero, ¿y eso no nos deja en posiciones diferentes? Lo que es seguro es que ellos son los consumidores, ¿y nosotras? ¡Bingo! Junto a la música, la bebida y el local, somos los productos. Ostia, parece que sí que ganan algo con nosotras; que gratis, lo que se dice gratis…

Conque productos… Supongo que es como si, en vez de personas, fuéramos objetos… Y los objetos no dicen nada, son utilizados, y sirven para lo que quiere la persona que los usa. O sea que puede ser que, de todo lo que somos cada una de nosotras, en las discotecas solo importe una parte, ¿y cuál va a ser? Nuestra apariencia física. Me jode, pero creo que estoy dando en el clavo. Y, digo yo, ¿eso de ser objetos en las discotecas no nos calará más de lo que nos gustaría? Creo que a mí sí.

Y me estoy dando cuenta de otra cosa, si nosotras somos objetos y los tíos consumidores, seguro que no nos vamos a relacionar desde la igualdad. Para empezar, igual nosotras nos sentimos en deuda. Y ellos… Joder, si muchos tíos se toman licencias en cualquier lugar, como ser invasivos, opinar sobre la apariencia de las tías sin que les pregunten, ¿en las discotecas no se les subirá más aún a la cabeza por el hecho de haber pagado una entrada? Anda que muchas amigas y yo no habremos sufrido acoso y habremos llegado a agobiarnos mucho con tíos que querían ligar con nosotras.

Pues vaya mierda esto de entrar gratis solo las tías. Igual para ahorrar mejor me voy a un sitio donde todo el mundo entre gratis o haya horas más baratas para todos y todas.

Un abrazo.

Sobre la cosificación

¿Qué es la cosificación sexual?

La cosificación sexual consiste en igualar a una persona, en su totalidad, a su cuerpo o a partes concretas de su cuerpo. Esta reducción implica que el resto de características personales no se valore.

¿Se nos cosifica igual a las mujeres y a los hombres?

No. Todos los estudios sociológicos y psicológicos encuentran que las mujeres sufren una cosificación mucho mayor. En la publicidad vemos continuamente cómo se utiliza el cuerpo de las mujeres para vender productos. En la calle las mujeres sufren acoso: los hombres opinan sobre su cuerpo, las tocan, las persiguen.

¿Qué es la autocosificación sexual?

Es la interiorización de la cosificación: las personas, continuamente expuestas a situaciones donde son sexualmente cosificadas, sin que nadie se lo enseñe, empiezan a verse a sí mismas como objetos. Este tipo de mirada implica una autovigilancia continua o una revisión continua de la apariencia corporal. Las mujeres sufren también una autocosificación mucho mayor que los hombres.

¿Cómo podemos entender la autocosificación de las mujeres?

En nuestra sociedad existe un tipo de sexismo que es muy sutil y que no parece negativo para las mujeres puesto que consiste en reforzar o premiar aquellos comportamientos o actitudes que las deja en una posición inferior a la de los hombres: si ellas se muestran vulnerables, los hombres de su alrededor las protegen y las tratan “muy bien” (no nos olvidemos del prototipo de princesa y príncipe). Así, se ha encontrado que la sociedad, mediante este tipo de sexismo, recompensa mucho la belleza física de la mujer de manera que conseguir tener una imagen corporal similar a la de los cánones de belleza puede facilitar que se consigan ciertos beneficios sociales a corto plazo. Así, las mujeres construyen socialmente su cuerpo para ser mirado.

¿Esto qué significa?

Que en nuestra estructura social, la mujer es valorada, en gran medida, por su apariencia y únicamente aceptada si se ajusta a los cánones de belleza.

¿Qué implicaciones tiene la cosificación?

Lo primero es que por la importancia que concede la sociedad a la belleza femenina, las mujeres se ven presionadas a dedicar mucho tiempo y esfuerzo en adecuar su apariencia al ideal cultural. Lo segundo es que al interiorizar el ideal corporal femenino como parte fundamental del concepto que tienen de sí mismas y percibirlo como inalcanzable, la discrepancia entre el ideal y su cuerpo real provoca malestar y disminuye su autoestima. Lo tercero es que, al cosificar a la mujer, se lanza un mensaje machista muy claro: lo único a destacar de las mujeres es su apariencia, lo que desemboca en que se las considere menos competentes que los hombres.

¿Has visto más anuncios como el de la izquierda dirigidos al público masculino? ¿Y como el de la derecha al femenino? ¿Qué función cumple el cuerpo en cada tipo de anuncio?

photo_2017-07-04_19-27-33.jpgphoto_2017-07-04_19-27-36.jpg

¿Te parece igual de común una foto que la otra?

photo_2017-07-04_19-27-38.jpg

¿Te sorprende?

photo_2017-07-04_19-27-39.jpg

Si te ha gustado, ¡comparte!

Sobre el consentimiento

El consentimiento es la acción de consentir, es decir, aprobar o permitir que se realice una cosa o aceptar las voluntades de los que participan en algo. Aunque el consentimiento también es un término jurídico en el que a veces no es necesaria la firma de una de las partes, cuando nos referimos a personas un consentimiento tácito, es decir, un consentimiento “sin firma”, es una agresión o violación. El consentimiento debe ser, por tanto, explícito.

¿Cómo podemos saber si hay consentimiento o no? Fácil: pregunta, escucha y respeta la respuesta. Siempre debemos respetar la libertad de cada persona para elegir qué es lo que quiere y no quiere hacer, cuándo y cómo. A su vez, todas cambiamos de parecer, cambiamos nuestras opiniones, rectificamos, etc. Por mucho que nos duela, nos enfade o nos importune, estos cambios también han de respetarse.

f.png

Si la comunicación viene limitada por la imposibilidad de mantener una conversación o por el contexto sociocultural y temporal en el que nos encontramos, habrá que tener en cuenta otros factores como son el lenguaje corporal, la presión a la que nos vemos sometidas, el estado anímico o el consumo de drogas, entre otros.

Algunos ejemplos de lo que NO es consentimiento:

  • 5 noes y un sí no son consentimiento: de hecho, en la mayoría de estos casos estamos hablando de acoso y/o chantaje. Este caso es muy habitual en relaciones ya establecidas y, sencillamente, se le está diciendo a la persona que sus propios deseos sobre lo que se le hace a su cuerpo no importan, que está bien presionar de esta manera a otras  personas y que está bien ignorar lo que ellas quieren. Pero no lo está.
  • Alguien que está borracho o drogado no puede consentir: Cuando estamos bajo el efecto de ciertas sustancias, nuestra capacidad reflexiva, de toma de decisiones, etc. no es la misma que cuando estamos sobrios. Por tanto, cuando una persona está en esta situación no puede consentir y nunca debe ser forzada. En sentido contrario, el alcohol o las drogas no deben ser considerados eximentes sino agravantes en casos de violación y otros tipos de violencia.
  • Salir con una persona o estar casada con ella no implica consentimiento automático: nadie te debe sexo nunca, y tener una relación con alguien no cancela su derecho a decir “no”.

ff.png

  • La ausencia de “no” no es consentimiento: a menos que haya consentimiento claro (has preguntado y la otra persona responde entusiasmada a tus caricias, o te han dicho directamente “sí, me  gustaría acostarme contigo”), tienes que tomártelo como un “no”. Si está  callada, completamente quieta, si no te está  besando, si no está respondiendo, si dicen “no estoy segura…”,  “no sé…”, “espera…” o alguna otra respuesta que implique duda, es “no”. Sólo un sí es un sí.
  • Alguien que está dormido o inconsciente no puede consentir.
  • La ropa que lleva puesta no tiene nada que ver con el consentimiento.
  • Recibir consentimiento de alguien en una ocasión no implica que tengas su consentimiento para siempre: el consentimiento es activo, debe ser reafirmado constantemente. El hecho de que alguien haya consentido a una práctica sexual no implica consentimiento para todas las prácticas sexuales.
  • No es consentimiento si les da miedo decir “no”: esto  se aplica a las situaciones obvias como las violaciones a punta de  cuchillo o de pistola, pero hay otras formas de intimidar. Retorcerles el brazo, acorralarles en una  esquina, decirles que no les llevarás en coche a casa a no ser que hagan  lo que tú quieres. El consentimiento se da de manera voluntaria, no se arranca de alguien a base de asustarle.

Imágenes: http://everydayfeminism.com/2015/06/how-society-treats-consent/

Bienvenidas a la plaza Lucrecia Pérez, Chamberí

Esta mañana, una de las plazas de Chamberí ha cambiado de nombre. Ya no se llama Plaza del Teniente de Alcalde Pérez Pillado. Hoy es la plaza de Lucrecia Pérez.
Lucrecia Pérez Matos fue una mujer trabajadora dominicana, inmigrante y en situación de pobreza, que fue asesinada el 13 de noviembre de 1992 a manos del Guardia Civil fascista, Luis Merino Pérez, y de tres miembros de grupos neo-nazis. Los cuatro autores entraron en la discoteca Four Roses de Aravaca, donde cenaba un grupo de personas, también de origen dominicano, y dispararon indiscriminadamente. Mataron a Lucrecia de un tiro en el corazón e hirieron gravemente a Augusto César Vargas.
photo61009946471410117photo61009946471410118
La violencia extrema, directa y explícita de los cuatro neo-nazis no fue la única forma de racismo responsable del asesinato: las protestas de algunas personas del barrio contra el grupo de dominicanos y dominicanas, la producción y difusión de un panfleto anónimo que instigaba a atacarlas, la permisividad de las fuerzas políticas, sociales y religiosas de Aravaca y el acoso continuo de la Policía Municipal generaron un ambiente de fortalecimiento del odio racial y de la xenofobia. El asesinato de Lucrecia fue el primero en ser reconocido como racista en el Estado Español. 
Nuestra sociedad y nuestras instituciones amparan, invisibilizan y ejecutan numerosas formas de violencia. Señalar el fascismo es un una necesidad y un derecho de sus víctimas y de todo nuestro pueblo. No podemos olvidar a Lucrecia. Tampoco a Jimmy, a Carlos Palomino o a Aitor Zabaleta; ni a los centenares de miles de víctimas mortales del franquismo. 
photo387044225330555400photo8566662831665089851
Hasta ayer, una de las plazas de Chamberí homenajeaba a Pérez Pillado, que fue concejal del distrito de Arganzuela-Villaverde durante la dictadura franquista, desde 1964 hasta 1976. Hoy estamos más cerca de tener una ciudad libre de racismo, de xenofobia, de clasismo y de fascismo. Un lugar de convivencia multicultural que reescribe su historia. 
cartel-lucrecia
Ojalá esta acción se repita en otros barrios y distritos hasta que haya desaparecido toda la simbología fascista y cualquier homenaje o reconocimiento al régimen franquista en nuestras calles.
Recordamos también la manifestación del domingo 20 de Noviembre contra las calles y monumentos fascistas. A las 12h de Cibeles a Sol.
8db3d8d5711ac6e605152850731d8fa5o
#20NMadridConMemoria
#NoMásCallesFranquistas

Bienvenidas, refugiadas

Comunicado ante la situación de las personas migrantes en Madrid y Berlín
(en inglés más abajo)
A raíz de los recientes hechos ocurridos en el CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros, o más bien “cárcel para personas inmigrantes”) de Aluche, queremos denunciar la situación que se está viviendo en toda Europa (en especial en Madrid y Berlín, lugares que conocemos de primera mano) en relación a las personas refugiadas, y que consideramos gravísima.
Como sabréis, se produjo el pasado 18 de octubre en Aluche (Madrid) un “motín”, al grito de “libertad y dignidad”. En los CIE se encierra a personas migrantes que no han cometido ningún delito y se les priva de su libertad sin juicio ni condena. Estos centos han sido denunciados innumerables veces por ONGs y otros organismos por vulnerar los Derechos Humanos y por las deplorables condiciones que allí se viven: falta de salubridad, de recursos médicos o de cobertura de necesidades básicas como ropa y calzado, e incluso torturas. Las revueltas por parte de las personas que malviven allí son recurrentes.
Se ha denunciado que, cuando las migrantes accedieron a descender de la azotea del CIE de Aluche tras negociar con la policía, fueron agredidas por las autoridades. Por ello, muchas de ellas iniciaron una huelga de hambre que han interrumpido durante dos días, a la espera de la visita del Juez.
Por otra parte, el pasado día 19 de octubre, en Berlín fue desahuciado uno de los más de 180 Lager (centro de migrantes) que existen en la ciudad. Más de 100 personas han estado resistiendo 12 días al acoso por parte de la inmobiliaria propietaria del edificio y encargada de gestionar el Lager (de nombre PeWoBe, y conocida por una filtración de correos electrónicos en los que bromeaban sobre cómo guillotinar a los niños y cómo quemar los cuerpos para mejorar la calificación energética del campo).
Hace 2 semanas les comunicaron que se tenían que marchar a otro centro/campo de migrantes. Esta está siendo la tónica general en Berlín, lo que está llevando al hacinamiento de las personas, la creación de guetos y un jugoso negocio para las empresas que los gestionan. Una parte fundamental en la gestión de estos campos es LaGeSo, oficina estatal (a nivel de Berlín) de lo social y lo sanitario, que tiene las competencias de la gestión de estos centros y que se encarga tanto de pagar a las compañías que los administran (muchas veces sin siquiera un contrato) como de decidir qué persona va a qué centro.
En los últimos meses, LaGeSo ha ido mandando cientos de personas al Lager de Bornitzstr. 102 (lo cual se traduce en 25€ por persona y día para PeWoBe) y, durante esta crisis, traductoras de LaGeSo han excedido sus competencias amenazando a la gente que protestaba y resistía este desalojo. Las más de 100 personas que han estado resistiendo no han recibido comida en los últimos días y han tenido que salir adelante con la solidaridad de grupos de apoyo y vecinas, siendo finalmente expulsadas el pasado miércoles. Durante todo este tiempo, LaGeSo ha seguido pagando a PeWoBe, y parece que va a seguir pagando hasta finales de mes, lo cual se traduciría en más de 25.000€ de negocio.
Un migrante, Musab, ha decidido acampar en la puerta de LaGeSo en ICC (por sus siglas inglés, International Congress Centrum) desde la noche del 20 de este , pues dice que prefiere estar en la calle que en el otro campo, debido al estrés que provoca estar en un campo sufriendo de hacinamiento, problemas de salubridad y estrés. Ya ha empezado a recibir muestras de apoyo con comida y té, y a pesar de tener diabetes, quiere resistir y luchar.
Esta situación es intolerable. Es un ataque más del sistema capitalista en el que vivimos, para el cual el dinero prima sobre los derechos fundamentales de las personas. Personas que han tenido que huir de sus país por encontrarse en situaciones de guerra o de pobreza que hacían imposible continuar viviendo allí. Personas que lo han perdido todo. Personas que lo único que quieren es poder vivir dignamente sin ser pisotedas, robadas, ninguneadas. Siguen luchando. Seguimos luchando.
English version
After the incidents that took place in the “CIE” (from its initials in Spanish -Centro de Internamiento de Extrajeros – Detention Centre for Migrants) in Aluche (Madrid), we want to denounce the terrible situation that is taking place all around Europe (specially, in Madrid and Berlin, places that we know first hand) in relation to the refugees, which we consider extremely serious.
As you might know, a riot took place last 18th of October in Aluche (Madrid), with people shouting things like “freedom and dignity”. CIE are places where migrant people are imprisoned, even though they have not commited any crimes, and they lose their freedom without trial or sentence. These facilities have been reported repeatedly by  and other organizations for violating Human Rights and because of the poor conditions in which people live in there: lack of healthiness, of medical resources or difficulties to cover basic needs such as clothes or shoes. Even tortures have been reported. Uprisings carried out by the people who try to survive in there are frequent.
It has been reported that, when the migrants finally agreed to descend from the rooftop of the “CIE” after negotiating with the police, they were beaten up by the authorities. For that reason, they started a hunger strike that has now been interrupted for two days, as they wait for the visit of the Judge.
On the other hand, last 19th of October, one out of more than 180 Lager (facilities for migrant people) that exist in Berlin was evicted. More than 100 people have been resisting 12 days of harassment by the real estate company which owns the building and is in charge of managing the Lager (it is called PeWoBe, and it is known for an e-mail leak in which they joked about guillotining childrem and how to burn their bodies in order to improve the energy rating of the camp).
Two weeks ago, they were told that they had to leave to another Lager (this is the atmosphere nowadays in Berlin, what is taking the situation of the migrants to extrenely overcrowded living conditions, the creation of ghettos VB and to a very lucrative business for the companies that manage these places). One of the basic parts about the management of these Lager is the LaGeSo, state office (Berlin level) of social and health issues,
Two weeks ago, they were told to leave to another facility/migrant camp. This is being the usual procedure, which is leading to overcrowding, the creation of ghettos and a juicy business to the companies that manage them. An important part of the management of the camps is LaGeSo, the estate office (in Berlin) for social and sanitary purposes which has jurisdiction to manage these facilities and is in charge of both paying the companies who administer them (and that many times don’t even have a contract) and deciding who goes to each camp.
In the last months, LaGeSo has sent hundreds of people to the Lager placed in Bornitzstr. 102 (which means 25€ for each person and day for PeWoBe) and, during this crisis,  LaGeSo translators have overstepped their powers, threatening people who where protesting and resisting the eviction. More than a hundred people have been resisting without getting any food in the last few days, and have been able to get ahead thanks to the solidarity of support groups and neighbours, being expelled finally last Wednesday. During all this time, LaGeSo has never stopped paying PeWoBe, and it seems it will continue paying until the end of the month, which means more than 25.000€.
A migrant person, Musab, has decided to camp in front of the door of the LaGeSo at the ICC (International Congress Centrum) since the night of Thursday, 20th of October, stating that he prefers staying in the street rather than going to another camp, due to the stress that being in an overcrowded camp, with health and stress problems, causes. He’s already started getting support in the form food and tea and, despite having diabetes, he wants to resist and fight.
This situation is intolerable. It is just another strike coming from the Capitalist system we are living in, for which money comes before people’s fundamental rights. People who had to run away from their countries because of the war and poverty situations that surrounded them, which made it imposible to continue living there. People who have lost it all. People that only want to live with dignity, without being runned over, stolen or ignored. They continue fighting for fairer conditions and we will fight all together.

Nueva Agresión Neonazi en Malasaña

En la madrugada del domingo 10 de julio entre la 1:30h y las 02:00h iba caminando un grupo de dos chicas y tres chicos hacia un bar de la calle Pez, cerca del Dos de Mayo. En esa misma calle, iban separados tres por una acera y dos por otra, cuando de repente se cruzaron un grupo de 5 o 6 nazis (todos ellos rapados con ropa de marca), los cuales al acercarse pasaban desapercibidos. Al aproximarse al grupo de tres que iban por la acera de la derecha, se oyó un fuerte golpe. Cuando el grupo percibió la agresión, les dieron dos puñetazos más a uno de los chicos del grupo de amigos en la mejilla izquierda, y otro puñetazo a una chica en la frente. Rápidamente, los nazis salieron corriendo siguiendo su camino hacia Noviciado y desaparecieron. Los agredidos estaban muy nerviosos, sobre todo por la impotencia de no poder hacer nada, y en cuanto llegaron al bar, se metieron dentro a contárselo a los trabajadores del local. Una pareja del grupo de amigos se quedó fuera acabando un cigarrillo antes de entrar, cuando de pronto una mirada se clavó en ellos. Era otro de los individuos, con una camiseta de simbología nazi.Se acercó a las dos personas, y mientras una de ellas accedía al local se le escuchó decir en tono chulesco: “¿dónde vas tan de prisa?”. Se le contestó que estuviese “tranquilito”. En ese momento y con una sonrisa, el nazi se cruzó a la acera de en frente e intercambió varias palabras con un chico que iba en moto sin dejar de apartar la mirada de la compañera que permanecía fuera, tratando de intimidarla. Una vez dentro del bar, asustados por lo que pudiesen llegar a hacer, se llegaron a plantear  encerrarse dentro con llave para permanecer seguros.  Antes de que el grupo de amigos abandonara el local comprobaron que en los aledaños no había presencia de los agresores, pudiendo salir con relativa calma. En una de las calles cercanas había varios coches patrulla y una ambulancia (desconocemos que sucedió) y el compañero agredido le comunicó a uno de los policías lo sucedido y qué tipo de gente rondaba por allí.

Recordamos como el centro neonazi Hogar Social trató de provocar e intimidar al vecindario en su última manifestación del pasado 21 de mayo en Malasaña, ante lo que obtuvieron una respuesta vecinal espontánea rechazando su presencia. Recordamos también que no es la primera agresión que cometen en la zona y la impunidad de la que gozan en connivencia con un Estado que permite la estabilidad de estos grupos violentos en un edificio de propiedad pública.

Seguiremos señalando sus crímenes de odio. Si nos tocan a una, nos unimos todas.

¡Ninguna agresión sin respuesta!

Ante el fascismo, autodefensa vecinal.

mua mua2 mayo

 

Ahora Madrid se queda solo pidiendo el desalojo de los neonazis del Hogar Social Madrid en Chamberí*

Una moción de la coalición de Manuela Carmena en el plenario del distrito contra la ocupación deriva en un rifirrafe político con presencia de fascistas manifestándose en la calle.

web_20160509_175401_0

Los neonazis se manifestaron ante la sede del distrito con una pancarta que proclamaba “Culpables de ayudar a nuestra gente”, en referencia a las recogidas de alimento que llevan a cabo para ciudadanos españoles nativos.

Durante agosto de 2014 un grupo de neonazis de Madrid okupaba un edificio de oficinas en el mestizo barrio de Tetuán, y el antifascismo de la capital del Estado se volvía a alzar, visibilizando un conflicto (Tetuán es un barrio históricamente politizado) que acabaría con el desalojo del edificio okupado a finales de septiembre del mismo año. Después de la mencionada y dos okupaciones más frustradas, el 5 de octubre del año pasado los militantes del Hogar Social Ramiro Ledesma de Madrid (HSM) okupaban la que desde entonces ha sido sede de sus actividades, con un marcado carácter xenófobo evidenciado cada semana en las recogidas de alimentos sólo para personas españolas nativas que se llevan a cabo en el popular barrio de Tetuán.

Como explicó la Directa, el edificio okupado por los neonazis del HSM el 5 de octubre de 2015 no es cualquier edificio: es la antigua sede de TVE, antiguamente destinado a archivo del No-Do y, por si no fuese suficiente, se encuentra a escasos metros de la Embajada de Israel, en el acomodado barrio de Chamartín, zona de negocios, donde se ubica el estadio Santiago Bernabéu y muchas viviendas de lujo. A pesar de no tener su sede en Tetuán, los militantes del HSM han demostrado tener una fijación por el barrio donde tuvieron problemas con el tejido social para mantenerse. Lo cierto, sin embargo, es que en Chamartín todo les resulta mucho más fácil, ya que no existe el mismo porcentaje de población migrada ni, mucho menos, la misma movilización política. El fascismo siempre busca conflicto y, en Tetuán, lo encuentran con facilidad.

Ahora Madrid. ¿Un gobierno antifascista?

Las sensaciones en los ambientes de la izquierda popular en Madrid no han sido demasiado positivas en lo que respecta a la relación del consistorio de la capital, desde que está gobernado por Ahora Madrid, y los neonazis del Hogar Social. De hecho, los militantes del Hogar Social llegaron a acampar después de su primer desalojo en protesta por el suceso y coincidieron con otra acampada de protesta contra la ley mordaza.  Ante tal situación, la decisión del gobierno liderado por Manuela Carmena fue desalojar ambos grupos. Carmena llegó a reunirse con la portavoz de los neonazis, Melisa Domínguez, con el pretexto de consensuar una solución para las familias que el Hogar Social estaba acogiendo hasta el desalojo.

La moción de Ahora Madrid en el consejo de distrito de Chamberí también tildaba de “neonazis” a los militantes de la organización y hacía mención a la amenaza a la convivencia de los barrios que supone su actividad.

El caso es que parece que, en los últimos tiempos, la coalición que gobierna la ciudad ha decidido que debía mostrar una actitud más firme y rechazar sin miramientos la actividad de los ultras (puede que el aumento de las agresiones a migrantes por parte de los neonazis haya tenido algo que ver. Es en esta línea en la que el grupo de vocales de Ahora Madrid en el distrito de Chamberí presentó el lunes una propuesta en el pleno de la Junta del Distrito que planteaba la necesidad “de instar a la Delegación del Gobierno de Madrid al desalojo y cese de las actividades del Hogar Social Madrid”.  La propuesta también tildaba de “neonazis” a los militantes de la organización y hacía mención a la amenaza a la convivencia de los barrios que suponía su actividad. Ahora sí, parecía que las motivaciones del partido de Carmena eran netamente antifascistas y en defensa de la pluralidad y del mestizaje de los barrios de la ciudad.

El contraataque del PP

Como si se tratase de un infantil “y tú más”, los vocales de distrito del Partido Popular no tardaron en presentar otra propuesta a pleno de la Junta del Distrito que se pudiese contraponer a la presentada por Ahora Madrid.  En un sentido similar, pero con diferente objeto, el PP proponía ante “esta okupación ilegal [en referencia al CSOA La Morada, desalojo que explicó la Directa] y otras posibles que se puedan producir en el distrito de Chamberí, que la Junta exprese a los vecinos de Chamberí su compromiso con la defensa de la propiedad privada de los bienes inmuebles”. De esta manera, el PP cumplía con su habitual estrategia de entrar en conflicto siempre que puede con el gobierno municipal y sus representantes.

Un cuarto de hora antes de las seis de la tarde (momento en que debía comenzar el plenario) se empezaron a oír en la plaza de Chamberí, donde está situada la sede del distrito, gritos del estilo de “Libre, social, nacional”, “Podemos y PP, la misma mierda es”, “¡Que viva España!” o “Ayudas sociales para los nacionales”, por parte de unos treinta jóvenes. Los neonazis presentes –con una preocupante media de edad cercana a los veintipico y una presencia marcadamente masculina– llevaban una pancarta que proclamaba “Culpables de ayudar a nuestra gente”, mientras su portavoz, Melisa Domínguez, y otro militante se habían encadenado a dos ventanas de la sede del distrito en señal de rechazo. La respuesta antifascista en la calle brillaba por su ausencia.

Melisa Domínguez

La portavoz del Hogar Social Madrid, Melisa Domínguez, y otro militante se encadenaron a dos ventanas de la sede del distrito en señal de rechazo.

Ya en el plenario (con destacada asistencia del público, donde había miembros de Antirracistas Chamberí y de las Madres Contra la Represión), se pudo constatar cómo Ciudadanos se abstenía y PP y PSOE votaban en contra de la propuesta de Ahora Madrid, argumentando de manera muy similar que no había ningún proceso judicial abierto, que no correspondía a la Junta de Distrito tomar estas decisiones y que la propuesta de Ahora Madrid la Junta del Distrito tomar estas decisiones y que la propuesta de Ahora Madrid estaba mal fundamentada, puesto que en un principio habían propuesto instar a la Comunidad de Madrid y no a la Delegación del Gobierno a tomar medidas, aunque un vocal de Ahora Madrid consultado por la Directa asegura que “se corrigió a tiempo para cambiar en el acta “Comunidad” por “Delegación del Gobierno”; este argumento es sólo una excusa para no condenar al Hogar Social Madrid”. En su turno, Ahora Madrid explicó que otros distritos ya habían emitido declaraciones institucionales contra el Hogar Social Madrid y que, además, en su barrio habían sufrido la presencia pues, a parte de las agresiones sufridas por personas migradas u organizadas políticamente en el barrio, dos de los edificios okupados por los neonazis estos dos últimos años se encontraban en Chamberí. En resumen, Ahora Madrid se quedaba solo en la votación y la propuesta no se aprobaba.

Por lo que respecta al debate y votación de la propuesta presentada por los representantes del Partido Popular, los vocales de Ahora Madrid defendieron el CSOA La Morada, denunciando la ilegalidad del desalojo y argumentando que “a pesar de no estar en contra de la propiedad privada, la utilización de inmuebles con fines especulativos propia de la política del ladrillo nos ha llevado a no contar con los servicios públicos que nos correspondían”, servicios que a su parecer el CSOA La Morada sí ofrecía en su actividad diaria. Como era de esperar, C’s y PP votaron a favor de la propuesta, argumentando que las instituciones públicas han de garantizar el derecho a la propiedad privada y que el gobierno de Ahora Madrid no podía mostrarse a favor de la okupación –y por tanto de la ilegalidad– en función de si ideológicamente le convenía o no.

La representante del PSOE en el distrito llegó a afirmar que “nosotros estamos a favor de la propiedad privada y en contra de la okupación, sea de quien sea”.

Pero la sorpresa llegó con la intervención de la vocal del PSOE, que llegó a equiparar las actividades de los neonazis del Hogar Social Madrid con las del CSOA La Morada, afirmando que “son dos hechos exactamente iguales, cada uno con sus amigos y enemigos” y que “nosotros estamos a favor de la propiedad privada y en contra de la okupación, sea de quien sea”. Tal intervención no estuvo exenta de gritos y silbidos por parte del público asistente. A pesar de esta intervención, parece que los representantes del PSOE no quisieron volver a alinearse con el PP y, en esta ocasión, votaron con Ahora Madrid en contra de la propuesta del Partido Popular, que tampoco se aprobó.

En definitiva, los neonazis del Hogar Social Madrid siguen vivos y fuertes, sin desalojo a la vista y haciendo cuajar peligrosamente su discurso racista entre las capas más populares de la ciudad.  Y que el actual PSOE, cuando menos en Madrid, parece haber olvidado que su partido también gritaba “No pasarán”, y que las democracias europeas de después de la Segunda Guerra Mundial se construyeron sobre una base nítidamente antifascista. No sabemos si, como en 1939, ya han pasado o aún estamos a tiempo de pararlos.

*Artículo publicado originalmente en La Directa y traducido para su difusión.